Elegir ser madre a los 40, a pesar de los riesgos

 

Después de los 35 años las posibilidades de madre disminuyen. A pesar de los avances de la ciencia, el embarazo a tardía edad es más peligroso por las complicaciones peri natales que puedan surgir.

 

Ser madre después de los 40 es un fenómeno sociológico instaurado. Según El Ministerio de Salud estos embarazos cubren el 4% del total. Esta tendencia tiene que ver con aspectos íntimos de las personas, y también con pautas culturales y políticas de cada país.

Teresa Obeid, médica psiquiatra, explicó que en nuestro país la maternidad se ha visto postergada porque la madurez social se atrasó. “Las razones laborales obedecen a una necesidad del individuo de concluir con la etapa de desarrollo personal antes de comenzar con la maternidad“, aclaró.

 Las razones por las que una mujer elije postergar la maternidad son diversas. Puede ser por miedo a los cambios físicos que implica el embarazo. También porque implica restringir al tiempo personal para dedicarlo a la crianza, por dificultades económicas o por miedo a que los hijos interfieran en la relación de pareja.

 “La dificultad para ser madre no suele ser el factor de la postergación del embarazo sino que la consecuencia de ello. Los riesgos de la maternidad después de los 40 años aumentan cuando el primer hijo se concibe alrededor de esa edad. En caso de haber sido madre antes de esa edad los riegos disminuyen”, expuso Marisa Magi, Medica Clínica del Hospital Italiano .

Según El Ministerio de Salud el 10% de las parejas argentinas son infértiles. En la actualidad, esta dificultad puede ser tratada. Es decir, que muchas mujeres tienen la posibilidad de pedir ayuda para poder ser madres.

Javier Martel manifestó que la fertilización asistida es resultado de los avances tecnológicos, la globalización del conocimiento gracias a Internet, blogs, trabajos científicos y video-conferencias. Y por último, gracias a los medios de comunicación que han llevado a las mujeres a replantearse la posibilidad de tener hijos. Graciela Bonina confesó que fue madre a los 42 años luego de realizar durante 8 años tratamientos de fertilización asistida. 

 “Los riesgos a los 40 son mayores para el bebé y lo que aumenta drásticamente es el porcentaje de trisomias (síndrome de down )”, agregó Marisa Magi. Otros posibles riesgos son: Presión arterial, diabetes, embarazos múltiples, parto por cesárea o parto prematuro.

El médico clínico Javier Martel explicó que los riesgos para la madre se incrementan en términos de complicaciones peri natales pero que con la tecnología y con los medios disponibles en las grandes ciudades esto se ha visto atenuado. No así en los suburbios y en los lugares remotos sin acceso a medicina preventiva.

Es decir, que las mujeres que viven en ciudades y tienen recursos económicos pueden acceder a cuidados y controles especiales que disminuyen la incertidumbre. Las precauciones que deben tomarse son las mismas que en el embarazo común excepto que los controles deben ser más estrictos.Se pueden realizar tests prenatales como la traslucencia nucal o la punción transcoriónica. Esto permite extraer material genético para evaluar posibles trastornos.

Marisa Magi explicó que una mujer debería estar mejor preparada en etapas tardías de la vida para ser madre en el aspecto psicológico y social, pero que lamentablemente la biología no ayuda en este sentido.”En mi opinión, la preparación mental, psicológica y afectiva, es mejor en etapas tardías y a iguales condiciones de salud la maternidad tardía y deseada es un reaseguro de la sociedad para sustentar la evolución de ella misma”, expresó.

Marlene Brunswig, fue madre a los 42 años. Ella contó: “Ya tenía hijos, pero hace diez años que no era madre nuevamente porque había priorizado mi carrera laboral. Lo deseé y estaba más preparada que nunca para ser madre”.  Según el Programa Materno Infantil del Ministerio de Salud de la Provincia, el 8,73% de los nacimientos bonaerenses corresponden a la categoría de “parturienta añosa”, expresión con la que se define a las madres de más de 35 años.

Ser madre cerca de la menopausia supone un mayor riesgo pero también se tiene mayor conciencia de lo que esto supone. “A los 40, la futura madre tiene una vida estable y se puede centrar en su futuro hijo y los cuidados que ambos necesitan. La madurez sirve para vivir la maternidad con plenitud”, reveló Teresa Obeid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: